El cohete de SpaceX vuelve a estrellarse durante un vuelo de prueba

El fundador y consejero delegado de SpaceX, Elon Musk, ha anunciado este martes 30/03/21 a través de su cuenta de Twitter que, por segunda vez, uno de los prototipos de su nave espacial Starship ha fallado en una de las bases de vuelo y se ha estrellado, dejándola inservible.

Otro fracaso para el CEO de SpaceX

 

Ante este triste suceso, el director no se dejó abatir y trató de levantar la moral bromeando con que, a pesar del mal accidente, el cohete aterrizó en el cráter correcto. El propio Elon Musk afirmó que el incidente debió ser causado por un fallo de encendido en el momento del aterrizaje, pero esto es solo una hipótesis y los resultados reales se revelarán tras examinar los restos que dejó la nave.

 

Lecciones que hay que aprender de este fracaso

 

La prueba de vuelo la realizó el prototipo SN11, la undécima de las naves espaciales Starship, y una de las promesas de SpaceX para realizar misiones tripuladas a la Luna, Marte y posiblemente Plutón en un futuro que el CEO de la compañía no ve tan lejano. La prueba se centró en el aterrizaje de la nave, una de las áreas clave que la empresa debe dominar para lograr su preciado objetivo de crear naves espaciales reutilizables. Las últimas pruebas que evaluaron esta zona se realizaron con las naves espaciales SN8 y SN9 en diciembre del año pasado y febrero de este año, respectivamente. Desgraciadamente, ambas naves se estrellaron durante la fase de aterrizaje y explotaron, dejándolas inservibles, mientras que el cohete SN10 consiguió completar la prueba de aterrizaje, pero se incendió y explotó unos minutos después.

A pesar de los últimos fracasos, los científicos y analistas afirman que SpaceX está obteniendo información valiosa de estos sucesos, y que podrán acelerar el desarrollo de su programa espacial. La empresa está evaluando la idea de que en el futuro la nave espacial Starship pueda combinarse con un cohete SuperHeavy para crear el tan esperado cohete reutilizable. Esta versión definitiva, de más de 120 metros de altura, podrá transportar más de 100 toneladas a la tierra y, si se completa, se convertirá inmediatamente en el lanzador más potente jamás creado.