La explosión de una granada en una prisión venezolana causa la muerte de dos delincuentes

En el internado Judicial de San Felipe, mejor conocido como La Cuarta, ubicado en el estado Yaracuy de Venezuela, estalló una granada que dejó como consecuencia a dos personas fallecidas, que presuntamente se encontraban manipulando el dispositivo.

Las víctimas fueron identificadas como a Ericson Francisco Romano González de 28 años y Lenin Enrique Noriega Cariel de 30 años. El suceso tuvo lugar en horas de la noche del sábado 3 de abril en la Torre, un área ubicada dentro del centro penitenciario.

Según la información proporcionada por el centro de reclusión, los dos fallecidos eran ‘luceros’, es decir, hombres de confianza del líder criminal del centro de penitenciaria. Según el Observatorio Venezolano de Prisiones ambos fallecidos permanecían armados la mayor parte del tiempo.

Ericson Romano, mejor conocido como ‘Mavo’, proveía de la parroquia Santa Rosa estado Lara y llevaba más de 3 años en prisión por homicidio, por su parte, Lenin Noriega conocido como ‘Lenito’, era de Urachiche, estado Yaracuy y llevaba 9 años en prisión por porte ilícito de armas y homicidio.

Asimismo, acorde con testimonios provenientes de la penitenciaria, aunque las visitas no están permitidas para los prisioneros, los líderes criminales y sus allegados, hacen aquello que les place; inclusive organizan fiestas en las cuales los que deseen ingresar deben pagar una entrada.

Luego del estallido de la granada, las visitas fueron evacuadas del sitio y quedaron en la prisión más de 900 reclusos que sufren innumerables tragedias dentro del recinto.

La mayor interrogante que surge tras este suceso es conocer quién o quiénes son los responsables que ingresar armamento dentro de la cárcel de San Felipe, considerando que el Ministerio de Servicios Penitenciarios sostiene que los reclusos en territorio nacional han sido desarmados.

Este incidente deja ver la decadencia del sistema penal venezolano, en donde se registran altos casos de violencia, corrupción e incluso, tráfico de armas. Por tal razón, el Observatorio Venezolano de Prisiones exige una investigación inmediata sobre el ingreso de armamento al penal para así poder prevenir más muertes innecesarias en los distintos centros de detención.